La Liga > Barcelona

Los 6 mayores errores de Josep María Bartomeu como presidente de FC Barcelona

El ex presidente del conjunto catalán cometió muchísimos errores pero hubo varios que fueron mas graves que otros.

Josep María Bartomeu quedó como uno de los peores presidentes de la historia de Barcelona.
Josep María Bartomeu quedó como uno de los peores presidentes de la historia de Barcelona.

El ex presidente de Barcelona asumió el cargo el 23 de enero de 2014 después de la renuncia de su predecesor, Sandro Rosell. Desde entonces, el conjunto azulgrana ha conquistado una UEFA Champions League, cuatro ediciones de LaLiga, otras cuatro de la Copa del Rey, dos Supercopas de España, un Mundial de Clubes y una Supercopa de Europa, lo que totaliza 13 títulos.

Visto así, no parece una mala etapa, pero lo cierto es que ha tenido suerte de que la plantilla haya podido ir consiguiendo ganar diferentes campeonatos pese a que su gestión no fuera del todo eficiente. Repasamos algunos de los muchos errores que ha cometido en su tiempo como mandamás en la entidad azulgrana.

El mayor error fue no haber podido convencer a Neymar de continuar en el club, el brasileño aterrizó en el Camp Nou en verano de 2013 y firmó un contrato hasta 2018, pero en 2016 se extendió hasta 2021. En esa ampliación, se dejó una cláusula de salida (222M) que en ese momento no se esperaba que pudiera ser ejecutada por nadie, pero con un futbolista ya consagrado en la élite fue un error notable no poner una cifra mucho mayor. Un año después, el Paris Saint Germain la hizo efectiva y se marchó a Francia.

El problema de la salida de Neymar desembocó en una catarata de errores que se fueron dando uno tras otro. La contratación de Philippe Coutinho le costó mas de 140 millones de euros al club, se creyó que con su llegada la salida de Neymar no se sentiría pero no fue así, el extreno nunca pudo demostrar el nivel que alcanzó en Liverpool y su fichaje fue un tremendo fracaso.

Al mismo tiempo que llegaba el brasilero, se produjo la contratación de Ousmane Dembélé, el extremo francés era una de las figuras del Borussia Dortmund y muchos eran los equipos que lo pretendían, por esa razón el costo del traspaso superó los 100 millones de euros. Al igual que Coutinho, el tiempo del francés no fue bueno en el Barcelona y nunca pudo darle nada de lo que se esperaba.

El club veía como en dos fichajes, la directiva de Josep María Bartomeu malgastaba los 220 millones de euros del traspaso de Neymar. Si embargo, la mala utilización del dinero del conjunto catalán no terminó allí, tiempo después contrató a Antoine Griezmann a fuerza de billetes, mas de 120 millones de euros.

Ese fichaje derivó en un nuevo inconveniente, ya que terminó de generar el enojo de Lionel Messi, el argentino no se encontraba cómodo en el club debido a promesas no cumplidas por el entonces presidente y por la falta de pago de un bono que se le había prometido, por esa razón le molestó mucho que se haya gastado tanto dinero en el delantero francés.

Lo cierto es que el enojo del argentino no vino solo del lado económico, su molestia viene desde antes de la salida de su amigo Neymar, todo comenzó cuando el club no hizo lo imposible por asegurar la continuidad de Dani Alves, uno de sus mejores amigos y de los mejores laterales del mundo entero.

El lateral brasilero estuvo ocho temporadas en el Culé, en los cuales se alzó con varios títulos a lo largo de su carrera, sumado a que forjó una gran relación con toda la plantilla. Sin embargo, a pesar de todo ello, decidió irse gratis del club, por lo que no solo se perdió un valuarte deportivo, también hubo una importante pérdida económica.

Viendo todos los años de Bartomeu en la institución Azulgrana se puede deducir que su mayor problema fue el de no haber podido entablar una buena relación con la plantilla a lo largo de todo el período que estuvo al mando del club, ya que debido a eso se produjo la salida de Neymar y Dani Alves, lo que derivó en el enojo de Messi y en los malos fichajes de Coutinho y Dembélé.

Si el español hubiera tratado de otra manera a las figuras del equipo, el club hoy no estaría envuelto en deudas muy difíciles de abonar y el argentino no estaría pensando en abandonar la institución en la cual pasó toda su carrera y rompió todos los récords de la historia.

Entre lo bueno y lo malo que Bartomeu hizo en el club no hay dudas de que predomina lo negativo, luego de su dimisión se puede decir que su presidencia ha sido de las peores de la historia de Barcelona. Un presidente que genera el enojo de uno de los mejores futbolistas de la historia y lo empuja a querer irse del club que lo vio nacer no puede ser visto como un mandato positivo.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias