La Liga

Las peores vergüenzas del FC Barcelona en los últimos años que nunca podrá olvidar

Por Tomás Valle

El Barca volvió a sufrir una dura humillación.

El Barca volvió a sufrir una dura humillación.

Síguenos enSíguenos en Google News

Los últimos años el FC Barcelona no han sido buenos y bajo el mando de Josep María Bartomeu la institución ha sufrido un claro declive en el cual ha sufrido grandísimas derrotas. Estas situaciones y la poca claridad dirigencial fueron el detonante para que el directivo deba renunciar a finales de año pasado.

Pero además de provocar la ida de Bartomeu y el llamado a elecciones, las derrotas han carcomido la situación de Messi en el club y cada una de ellas ha aportado su grano de arena para que el máximo ídolo del club decida en agosto pasado marcharse, pese a que no se terminó dando.

El nuevo presidente deberá resolver la situación de Messi cuyo vínculo con el club vence en junio de este año, si es que el propio futbolista no decide antes su futuro, quizás adelantado por el duro golpe que sufrieron ayer por la Supercopa de España, tras perder por 3 a 2 frente al Bilbao.

El Barcelona tenía un partido controlado en el cual a 5 minutos del final lo ganaba por 2 a 1, pero el empate en una de las últimas jugadas del encuentro, y el posterior gol de su rival en tiempo de descuento cerraron el resultado para que el Barca vuelva a sufrir una humillante derrota.

En este caso no fue tanto por el partido en sí, de perder una final; sino que por cómo se dio el trámite del partido debido a que una vez más no pudieron cerrar un encuentro, y esto trajo todos los fantasmas de las últimas derrotas similares en cuando a este punto, de no poder dar un cierre y hacerse protagonistas en la ventaja.

La derrota más cercana que se recuerda es lógicamente la de las semis de Champions League en la temporada pasada, que culminó con el arribo de Ronald Koeman, la partida de Luis Suárez y Arturo Vidal, además de la casi salida de Lionel tras enviar el burofax pidiendo marcharse.

Aquel encuentro era bastante parejo hasta que claros errores tanto en ataque, como en defensa (la pasividad para la marca es de lo mas recordad de aquella noche) inclinaron en resultado en un partido en el que Bayern no tuvo piedad y finalizó por 2-8 en favor de los alemanes.

Pero esta no es el único antecedente, en la Champions League, en rondas mano a mano, solo cuatro veces un equipo con tres goles de diferencia en la ida, perdió la serie. Y Barcelona ha sido protagonista en dos de esas cuatro y de manera consecutiva, aunque suena incomprensible.

La más cercana de ellas fue el 4-0 en Anfield. El Barca había ganado por 3 a 0 en el Camp Nou luego de que Dembélé malograra una clara ocasión que definiría la serie debido a que hubiera sido un 4 -0 en favor blaugrana. En el partido de vuelta un apático Barcelona perdió un insólito encuentro.

Superado en todos los sentidos, el equipo culé no estuvo a la altura de un encuentro que tuvo de todos los condimentos y acabó perdiendo por 4 a 0, con grandes desinteligencias defensivas y un Liverpool que lo pilló como si fuesen futbolistas amateurs, esto trajo todos los fantasmas de lo que había ocurrido 13 meses antes.

La hazaña de la Roma parecía irrepetible –3-0 en el Olímpico luego de perder 4-1 en Camp Nou– y esta fue la primera gran derrota blaugrana, que perdió una increíble serie a manos de un equipo de menor valía, con menor calidad de futbolista y desde allí todo fue para peor, rememorando una y otra vez cada suceso. 

El mismo equipo que ha ganado cuatro veces la Champions entre 2006 y 2015, extrañamente es el que sufrió las remontadas más vergonzosas. Como si les sobrara fútbol y adolecieran de carácter.


Más noticias