La Liga > Historicos

El día que Lionel Messi utilizó la icónica máscara de Puyol

Messi y la máscara de Puyol.

Xavi Hernández, Carles Puyol y Lionel Messi
Xavi Hernández, Carles Puyol y Lionel Messi

Cuando jugaba en las inferiores del Barcelona, Leo sufrió una lesión en la cara que le generó una fractura en el pómulo, por lo que los médicos le recomendaron estar tres semanas sin entrar a la cancha. Pero el 10 quiso estar presente en el siguiente encuentro de su equipo, ante el mismo rival y por la Copa Catalunya y le prestaron una máscara, la cual había utilizado Puyol días antes.

El ya central del primer equipo había sufrido la misma lesión, por lo que le solicitó a su entrenador que se la consiguiera, pero no duraría mucho en su cara y se la terminaría sacando para luego marcar dos goles y terminar siendo sustituido. Esta curiosa anécdota fue recordada por Olé durante una entrevista exclusiva a Lionel Messi.

"En esa estaba en Cadetes, tendría 14 ó 15 años creo... Y un fin de semana, en un partido contra el Espanyol, me pegaron un codazo y me fracturaron el pómulo. Y al siguiente fin de semana jugábamos la final de la Copa Catalunya, que se jugaba en esa época y no sé si se sigue jugando... Y de esa edad es como un torneo importantísimo. Y justo a Puyol le había pasado lo mismo y había jugado con una máscara no sé cuánto tiempo. Y me la hicieron llegar, y que juegue con eso", explicó.

Lionel Messi y Carles Puyol con la mítica máscara.

Sin embargo, la misma le incomodaba: "Entrené un par de veces, entré a jugar cinco minutos y era imposible, me quedaba grande, se movía para todos lados. Y me la saqué a la mierda. Jugué un rato, creo que hice dos goles y ganamos 3-0. Y a los 30' me sacaron. Estaba mi viejo gritándole al técnico que no, que no jugara sin máscara, que lo saque, qué sé yo, y al final me terminaron sacando" sentenció.

Claro está que era una lesión de gravedad que podía haberle traído problemas, pero a él solo le importaba jugar y no medía qué estaba en juego: "Pero yo en ese momento no me daba cuenta del peligro, de lo que podía llegar a pasar. Yo quería jugar como sea. En esos momentos me molestaba, agachaba la cabeza y no veía la pelota, me la saqué y seguí jugando. 

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias